viernes, 3 de noviembre de 2006

Brillante celebración de la cena de Cristo Rey 2006


Madrid, 28 octubre 2006. [FARO] En la tarde del sábado, el eurodiputado de la Liga de Familias Polacas y eminente genetista Maciej Marian Giertych se reunió con miembros de la Secretaría Política de la Comunión Tradicionalista.
Posteriormente, el profesor Giertych y sus acompañantes se dirigieron al Hotel Tryp Atocha, donde se celebraba la anual cena de Cristo Rey.
El salón de la cena se encontraba completamente lleno; hubo que instalar nuevas mesas para atender a los comensales que iban llegando, lo que retrasó unos instantes el comienzo. A los postres llegaron más asistentes para oir los discursos.
Cuando entró Maciej Giertych, acompañado de miembros de la Secretaría Política, el público puesto en pie le aplaudió por espacio de casi cinco minutos, dando vivas a Polonia.
Bendijo la mesa el Padre Carlos Mestre, de la Hermandad de San Pío X. De la misma congregación estaba presente el Padre Juan María de Montagut, y del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote estaba el Padre Raúl Olazábal.
En nombre del Círculo Cultural Antonio Molle Lazo, el profesor Juan Cayón (vocal de su junta directiva) presentó el acto y dio cuenta de las adhesiones, entre ellas las de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón, la del requeté del Tercio Oriamendi José Álvarez Limia (a quien una pequeña lesión retuvo en Orense, impidiéndole asistir a la cena como era su deseo), y la de Santiago Miláns del Bosch. Se refirió también a la presencia en la mesa presidencial de Cruz Baleztena, de esa gran familia carlista navarra que permaneció fiel a Don Javier de Borbón, y de su esposa; y en otra mesa, el historiador carlista, propagandista católico y recuperador de la cena de Cristo Rey en la década de mil novecientos sesenta, Manuel de Santa Cruz, comendador de la Orden de la Legitimidad Proscrita.
La prevista videoconferencia con la Universidad Autónoma de Guadalajara se vio dificultada por una momentánea caída de la conexión a Internet del hotel, tras la cual no se pudo recuperar la imagen. No obstante sí se pudo escuchar las voces de Miguel Navarro Castellanos, del Padre Alfredo Sáenz y de Miguel Ayuso, quien para explicar el sentido hondamente político de la fiesta de Cristo Rey glosó la última carta de Don Sixto Enrique al Papa, con motivo de la visita a España de éste.
El profesor Cayón presentó a los intervinientes en Madrid, José Antonio Ullate, José Miguel Gambra y el propio invitado de honor, Maciej Giertych. De éste recordó su azarosa biografía, desde la lucha de su padre (vástago y continuador de una familia notable; a manera de ejemplo, otro de sus hijos, el Padre Wojciech Giertych O.P., hermano de Maciej, acaba de ser nombrado Teólogo de la Casa Pontificia; el hijo del profesor Maciej, Roman Giertych, es actualmente viceprimer ministro y ministro de educación del Gobierno polaco) contra nazis y soviéticos, el exilio, su ilustre y valiente trayectoria académica y política.
Maciej Giertych dirigió unas palabras a los presentes de ambos lados del océano, que fueron traducidas por Luis Infante. Habló de cómo fueron al este Polonia, en 1920, y al oeste España, en 1936, las naciones que impidieron al Comunismo apoderarse de occidente. Se refirió a la presencia de su padre, Jêdrzej Giertych, como corresponsal en España durante la Cruzada de Liberación, y al libro en que posteriormente reunió sus reportajes, Hiszpania bohaterska, "España heroica". Jêdrzej Giertych distinguía muy bien entre la Falange y los carlistas, los requetés, y sus simpatías estaban con éstos últimos. Simpatías con las que se identifica su hijo, quien además explicó cómo la obra del ex miembro escocés de las Brigadas Internacionales Hamish Fraser, con su relato del laberinto totalitario que era esa unidad del Ejército rojo en España por causa de su dependencia comunista, le había recordado la dictadura comunista que él conoció en Polonia. Animó a los presentes a esforzarse y trabajar unidos por la reconquista católica del continente. Su breve intervención, de gran emotividad, fue respondida por los presentes puestos en pie, con nuevos y entusiastas aplausos.
El periodista y escritor José Antonio Ullate (quien junto con su mujer Coro Marín, presente en la cena, fue felicitado por su próxima paternidad) recordó en su intervención nuestros deberes para con Cristo Rey, sociales, políticos y litúrgicos, pero también personales. Exhortó a vivir y trabajar con disciplina casi militar, y al examen de conciencia y preparación interior para la celebración de tan gozosa festividad.
José Antonio Ullate se desplazó a Pamplona al día siguiente, para la celebración en la capital navarra del domingo de Cristo Rey.
El profesor José Miguel Gambra, presidente del Círculo Antonio Molle Lazo, desarrolló en su intervención, con claridad docente y fina ironía, el significado propiamente político de la realeza de Nuestro Señor Jesucristo, tal como la explicó el Papa Pío XI en su encíclica Quas Primas; y lo opuso al sentido exclusivamente espiritual --no falso, pero sí excluyente de otros aspectos igualmente verdaderos y más incómodos-- que la actual jerarquía eclesiástica suele darle. Recordó que ese ideal del reinado social de Cristo es como la estrella polar que debe guiar toda nuestra actuación política, ideal al que debemos orientar todas nuestras aspiraciones.
Se terminó con el canto del Oriamendi y los vivas a Cristo Rey, al Rey legítimo, a España y a Polonia, en un ambiente de gran entusiasmo. Muchos de los presentes quisieron saludar al profesor Maciej Giertych y entregarle obsequios.
Entre el casi centenar de asistentes a la cena, además de los citados y de los carlistas de Madrid, los había de Galicia, Asturias, Navarra, Cataluña, Toledo, Sevilla, Murcia, Colombia, Francia, etc.