sábado, 15 de mayo de 2021

San Isidro y Carlos María Isidro. Reyes legítimamente madrileños y progreso de la agricultura


San Isidro Labrador. Hornacina en el Puente de Toledo. Imagen esculpida en 1723 por Juan Alonso Villabrille y Ron y Luis Salvador Carmona

En esta fiesta de San Isidro Labrador, patrono de Madrid, vamos a recordar a los muy madrileños reyes que dan su nombre al tradicionalismo español, el carlismo. Empezando por el primero de ellos, quien también tenía al santo madrileño por patrono personal.

Nacido en Aranjuez el 29 de marzo de 1788, al futuro Rey Don Carlos V se le impusieron los nombres de Carlos, por su padre y por su abuelo; María, por la gran devoción de su Casa a la Santísima Virgen; e Isidro, por el patrono de la villa y corte.

El Infante Don Carlos María Isidro de Borbón y Borbón Parma, por Vicente López

En el Palacio Real de Madrid pasaría gran parte de su vida, y allí nacería en 1818 su hijo y sucesor Don Carlos Luis María Fernando de Borbón y Braganza, el futuro Carlos VI. Tras la muerte de éste en 1861 le sucedería brevemente su hermano Juan Carlos María Isidro de Borbón y Braganza, Juan III, que había nacido en Aranjuez en 1822.

Como es sabido, San Isidro es también patrono de la agricultura. En cuya mejora tuvo gran interés Don Carlos María Isidro, protector de las ciencias, las artes y los oficios. Quede como muestra esta «Disertación sobre el modo de perfeccionar la agricultura por los conocimientos astronómicos y físicos, y elevarla al grado de ciencia físico-matemática. Leída en el Real Jardin Botánico de esta corte á presencia del Sermo. Sr. Infante Don Carlos María el día 18 de Octubre de 1815» por José Mariano Vallejo y Ortega, «Individuo de la Real Sociedad Económica Matritense, y de otros establecimientos científicos». Madrid, 1815.

Su legítima sucesión al trono supondría para Don Carlos María Isidro la guerra y el exilio, donde abdicaría en su hijo Carlos VI en 1845 y moriría en 1855.

¡Qué gran rey perdieron los madrileños, y con ellos todos los españoles!

No conviene olvidar hoy el gran afecto que siente por Madrid el actual sucesor de Don Carlos V, Don Sixto Enrique de Borbón, Duque de Aranjuez.