jueves, 30 de noviembre de 2006

Reunión con Krzysztof Bosak en Madrid

Fuente: Agencia Faro

Madrid, 28 noviembre 2006.
Krzysztof Bosak, el más joven diputado de la historia del Sejm (parlamento de Polonia), representante de la Liga de Familias Polacas, ha asistido en Madrid a la reunión organizada en el Senado por el Consejo de Europa para el lanzamiento de su Campaña contra la mal llamada violencia de género.

Ha aprovechado su paso por la villa y ex corte para reunirse con el jefe de la
Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón, así como para visitar, acompañado por el profesor Juan Cayón (de la junta directiva del Círculo Cultural Antonio Molle Lazo), El Escorial, máxima representación de la Monarquía hispánica, que le impresionó grandemente.

En la noche del martes 28,
Krzysztof Bosak, que es también dirigente de las Juventudes Polacas, se reunió para cenar en una conocida taberna madrileña con dirigentes y militantes de las Juventudes Tradicionalistas de España, encabezados por su jefe nacional, con quien también se había reunido durante la tarde. El diputado polaco recibió diversos obsequios, como una insignia de las aspas de Borgoña, llaveros, revistas tradicionalistas y un cuadro, cosido a punto de cruz por una margarita, en el que junto a una boina roja estaba la gloriosa fecha del 18 de julio. Se quería agradecer con ello la defensa que la Liga de Familias Polacas viene haciendo de la legitimidad del Alzamiento Nacional español. También libros sobre historia del Carlismo, revistas y propaganda de Juventudes Tradicionalistas y material sobre Carlismo en lengua inglesa. Krzysztof Bosak agradeció la acogida y los detalles, que venían a satisfacer su interés por el Carlismo.

Antes de la cena explicó a los españoles qué son las Juventudes Polacas, su implantación y acción pública. Explicó que la propia Liga de Familias Polacas no constituye un fin en sí misma, sino que desarrolla actividades religiosas, sociales, de apoyo a la familia, pro vida... De gran interés, pensando sobre todo en quienes aún defienden espejismos europeístas, fue el relato de las extraordinarias dificultades afrontadas en el Parlamento Europeo, incluso para una coalición como la LFP que forma parte del gobierno en su país. A manera de ejemplo: recientemente ha habido en la propia sede del Parlamento Europeo una exposición sobre la explotación de la infancia. La Liga de Familias Polacas contribuyó con varias fotos de niños abortados, que fueron destruidas por diputados del Partido de los Socialistas Europeos. Frente a las protestas ante el presidente de la cámara, el socialista español José Borrell, éste dio la razón a los diputados socialistas agresores.

Durante la cena y la velada posterior se fueron desgranando diversos aspectos sobre la actualidad política y religiosa polaca y española, así como diversas posibilidades de coordinación y ayuda mutua entre ambos movimientos. Bosak ofreció la gran experiencia de su organización en materia de campamentos y otras actividades, y se mostró muy interesado en la red de relaciones internacionales del Carlismo con otros grupos cristianos y contrarrevolucionarios.

Continúan así las relaciones de la
Comunión Tradicionalista con las fuerzas políticas cristianas de otros países, y se estrechan con la vigorosa reacción católica en Polonia.

Reunión del grupo de escritores ACALM del Círculo Cultural Antonio Molle Lazo

Para comentar noticias
Para publicar artículos
Para decidir en dónde
Para intercambiar ideas

Reunión de escritores
Sábado 2 de diciembre a las 12:00 horas
Más información: correo electrónico

miércoles, 29 de noviembre de 2006

Éxito de la manifestación contra la rendición del Estado


Fuente: Agencia Faro

Madrid, 25 noviembre 2006. Más de un millón trescientos mil manifestantes acudieron a la llamada de la Asociación de Víctimas del Terrorismo: "¡Rendición en mi nombre, NO!". Por su parte, el Gobierno socialista ha vuelto a hacer el ridículo (y a atribuírselo a la Policía), reduciendo la cifra al diez por ciento de la misma.

Ese número de manifestantes, 1300000, es sólo una parte del número de españoles que rechazan la negociación, la rendición, la entrega a ETA/Batasuna que están llevando a cabo los socialistas y sus aliados. Asunto que, además, no depende de números: ni la Patria es negociable, ni la justicia permite que un solo terrorista o colaborador de los terroristas escape sin castigo; ni siquiera en nombre de una "paz" falsa e indigna.

La magnitud de la manifestación fue tal, que muchos no pudieron llegar más arriba de la mitad de la calle de Velázquez, por donde discurría, antes de que el acto público terminara, dos horas y media después de su inicio. Al principal grupo carlista, situado tras su pancarta "Contra la negociación del Estado ¡España no se rinde!", le llevó más de cuarenta minutos avanzar entre los números 12 y 16 de la calle. Otros carlistas quedaron sin poder incorporarse al grupo principal; en las imágenes de las televisiones pueden verse banderas de la cruz de San Andrés en puntos diversos.

Como los lectores de FARO ya saben, la manifestación contaba con la adhesión de la Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón, cuyo segundo responsable tomó parte en ella personalmente. Las manifestaciones de simpatía, apoyo e interés (aplausos, vítores; preguntas y consultas) por parte de los manifestantes y los madrileños que la presenciaban, demostró a los carlistas --con boinas rojas, banderas de España, de la cruz de Borgoña y del reino de Navarra, ésta con la Cruz Laureada de San Fernando-- que la Comunión Tradicionalista cuenta con un respaldo potencial que debe cultivar, para la urgente tarea de restaurar la Patria. Muchos manifestaban su alarma ante la planeada entrega de Navarra a los separatistas vascongados, y su disponibilidad para apoyar a los tradicionalistas en la defensa del viejo Reyno.

Quienes pudieron llegar, ya anochecido y bajo una intensa lluvia --que no desanimó a los participantes-- al término de la manifestación, escucharon, tras la interpretación al violín del himno de la Asociación de Víctimas del Terrorismo, y la intervención del catedrático Agapito Maestre, a Francisco José Alcaraz, presidente de la AVT, leer un manifiesto, en que se puso en evidencia la doblez y mentira del PSOE y sus dirigentes sobre la negociación con ETA. Alcaraz advirtió que ETA está aprovechando la situación para rearmarse, y exigió al Gobierno que "deje de dar cabida" al proceso de rendición y advirtió de que la "rebelión cívica" irá "en aumento" si no se sabe la verdad de los "compromisos adquiridos" con la banda.

Cuando se pidió un minuto de silencio por las víctimas del terrorismo, numerosos asistentes protestaron contra la adopción --seguramente inocente-- de esta costumbre masónica, y en su lugar rezaron en voz alta el Padrenuestro.

Los manifestantes, a cuya cabeza figuraban Irene Villa y otras víctimas del terrorismo, corearon incesantemente consignas contra la rendición, contra el Gobierno ("¡Zapatero, embustero!", "¡Zapatero, dimisión!", "Con ETA rendición, con las víctimas traición"), y exigiendo la verdad sobre los atentados del 11-M. Los carlistas, por su parte, lanzaron consignas que fueron bien recibidas y coreadas por otros manifestantes, como "Navarra no se vende, España no se rinde", "No nos engañan, Vascongadas es España", "Española bai, ikurriña ez". Los gritos que espontáneamente fueron surgiendo contra Juan Carlos y contra la Constitución de 1978 (pues el jefe del Estado es, en mayor medida aún que el presidente del Gobierno, responsable de la situación actual, y la Constitución es la incubadora que ha permitido el desarrollo de los nacionalismos), fueron abandonados a petición de un miembro de la AVT, temeroso del uso que los medios podían hacer de tales manifestaciones.

Del transcurso y el resultado de la manifestación fue informado telefónicamente el Duque de Aranjuez, Don Sixto Enrique de Borbón, quien expresamente lo había pedido. El Abanderado de la Tradición, él mismo víctima del terrorismo mahometano, sigue con grave preocupación el proceso.

Muchos medios de comunicación, así como los portavoces del Gobierno y de sus secuaces, han vuelto a intentar atribuir al Partido Popular la movilización contra el mal llamado "proceso de paz". Con ello buscan hurtar el éxito a la AVT y a la sociedad española, y de paso esterilizar la movilización, echándola en brazos del controlable adversario (en este sentido, véase entre otros el artículo "El mal menor, el Partido Popular y las trampas del sistema" en Artículos de FARO). El PP, por descontado, se apunta a esta tergiversación, y así pudimos ver a su plana mayor pegada, por detrás, a la cabecera de la manifestación. Como símbolo de su hipocresía y de la absoluta confusión que representan, véase a Mariano Rajoy y los suyos con la "ikurriña" (bandera del separatismo vasco, inventada por los hermanos Arana Goiri) pinchando aquí. Nótese también la ausencia de banderas de España alrededor de los del PP, mientras que en la manifestación ondeaban decenas de miles de ellas.

Como cabía esperar, el Gobierno no escucha; Rodríguez Zapatero fía en el apoyo de las logias, en la tela de araña de la izquierda, en el de las grandes finanzas, y en el de sus homólogos como Tabaré Vázquez, Castro, Kirchner, Morales, Lula da Silva o Chávez. Fía en la estupidez, la cobardía y la venalidad de la derecha.

La rebelión cívica que auspicia la AVT debe, añadimos nosotros, dar un paso más, y constatar que la justicia y la unidad de las Españas no son posibles dentro del régimen actual. El sistema es el problema. La Tradición es la solución.

Crónica carlista de la manifestación en Carlismo.es: pinchar aquí
Vídeo de EFE que muestra la pancarta carlista:
pinchar aquí
Vídeo de Tele Madrid en que se ven brevemente banderas de la cruz de Borgoña:
pinchar aquí
Despachos anteriores de FARO en las áreas Mensajes y Archivos de nuestras
páginas para suscriptores


viernes, 24 de noviembre de 2006

Madrid. Convocatorias sábado 25 noviembre




Recordamos las convocatorias para este sábado 25 de noviembre:


A las 11:30, primer seminario de formación de este curso del Círculo Cultural Antonio Molle Lazo, bajo el título

Tradicionalismo Hispanoamericano (1):

vida y obra del Padre Osvaldo Lira

Ponente: Cristián Garay Vera, profesor universitario y periodista chileno.

Se celebrará en la sede de la Fundación Francisco Elías de Tejada y Erasmo Pércopo, C/. José Abascal (ant. General Sanjurjo), 38, bajo izquierda.
Información sobre los seminarios del Círculo Molle Lazo: teléfono 639571159



A las 17:00, manifestación AVT
¡Rendición en mi nombre, NO!

Con la adhesión de la Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón

CONTRA LA NEGOCIACIÓN DEL ESTADO
¡ESPAÑA NO SE RINDE!
COMUNIÓN TRADICIONALISTA
WWW.CARLISMO.ES

Discurrirá por la calle Velázquez, desde el número 1 (esquina con la calle de Alcalá; Metro: Retiro, Príncipe de Vergara, Serrano) hasta el número 131 (esquina con la calle López de Hoyos). Hay que acceder a la manifestación por las calles Alcalá, Conde de Aranda, Villanueva, Gurtubay y Jorge Juan. El resto de las calles permanecerán cortadas a peatones y vehículos.

Autobuses desde todos los lugares de la Península. Información en el teléfono 917025853 y en http://www.avt.org

Hay un punto de encuentro designado para los carlistas, a las 16:30 (cuatro y media de la tarde). Teléfono 676755837. Se ruega boina roja.

lunes, 6 de noviembre de 2006

Intervención de José Miguel Gambra en la cena de Cristo Rey

Resumen de la intervención del profesor José Miguel Gambra Gutiérrez, presidente del Círculo Antonio Molle Lazo, en la cena de Cristo Rey (Madrid, 28 de octubre de 2006)

Reverendos padres, Excmo. Sr. Giertych, Excmo. Sr. Vicesecretario de Organización, queridos amigos:

Gracias ante todo por asistir a este acto que anualmente convocan el Círculo Antonio Molle y la Comunión Tradicionalista.

El Circulo Antonio Molle y la Comunión Tradicionalista han convocado esta cena en honor de Cristo Rey en la fecha determinada por Pío XI, para resaltar que entienden esta festividad tal como lo hizo ese pontífice en la encíclica Quas primas. Ésta es, además, la única fiesta de cuya celebración no queremos prescindir, pues creemos que la realeza de Cristo, bien entendida, recoge y condensa la esencia del pensamiento carlista.

Los filósofos afirman que toda determinación es una negación, lo cual, vulgarmente viene a decir que siempre se aplaude contra alguien, nunca sólo a favor. ¿Qué quería resaltar Pío XI al establecer una festividad de Cristo Rey y contra qué lo hacía? Como bien dijo Manuel de Santa Cruz, su finalidad no es destacar que Jesucristo es el Rey del Universo, ni tampoco que debe regir nuestros corazones o nuestra casa. Sin duda todo eso es verdad y de ahí la piadosa costumbre de llevar el Sagrado Corazón en una medalla colgada al cuello o de entronizarlo en el salón de nuestra morada. Pero no esta ahí el quid de la cosa, sino en poner sobre el tapete que Cristo debe ser Rey en el pleno sentido de la palabra de nuestra sociedad, de toda sociedad.

Y si destacaba esto era para atajar algo, era en contra de algo y ese algo era el laicismo. Ese algo era, si se prefiere, el poder fundado sobre la soberanía popular, lo cual viene a ser lo mismo que la democracia laica y, en la práctica hoy en día, la democracia sin más.

Pues bien, nosotros tenemos ese mismo propósito. Defendemos, ¿cómo no?, el Cristo Pantocrator en el ábside de la iglesia, su medalla en el pecho, y el Sagrado Corazón entronizado en el lugar preferente de la casa. Pero eso no quita que lo importante ahora es que el crucifijo esté en las escuelas, que presida las Cortes y el Consejo de Ministros. Lo que queremos, como siempre quiso la Iglesia, es que un gobierno confesional trabaje en armonía con la Iglesia, por el bien común de una sociedad unida en el catolicismo, y que la proteja sin conceder libertad de cultos.

Esta doctrina es esencial para nosotros los carlistas. Si no pretendiéramos eso; si, por seguir a esos sacerdotes y prelados que apoyaron en su día la Constitución, viniéramos a renegar de este ideal, entonces lo único decente sería reconocer que la historia del Carlismo es la historia de un gran error y de un error sangriento. Porque, si ese ideal fuera errado, quienes tenían la razón eran los constitucionalistas, los liberales, los cristinos y los republicanos, no los carlistas con su rey y con sus tercios. Y a los que hemos sido educados en ese ideal sólo nos quedaría pedir perdón a los descendientes del liberalismo y dejar que el Carlismo se suma en el olvido. Hoy es moneda común la incoherencia, pero una de las más flagrantes y estúpidas es la de aunar carlismo y catolicismo liberal.

Pero entiéndaseme bien, porque estoy cansado de que, cuando declaro semejantes cosas, cuando digo que soy carlista, se me dirija una compasiva sonrisa como a un anciano que ha perdido el contacto con la realidad. La realeza de Cristo, así entendida, constituye un ideal de perfección al que debe apuntar la sociedad humana, toda sociedad humana. Es como la estrella polar para quien trata de orientarse en el mundo de la política. Es, a la Ciudad, como a nuestra vida particular es la perfección divina, que Nuestro Señor nos manda imitar y que nunca alcanzaremos, ni ningún santo ha alcanzado jamás.

Y ese ideal no puede variar por mucho que varíen las circunstancias: igual que, por perdidos y desorientados que estemos, la Estrella Polar está ahí; igual que, por depravadas que sean las costumbres o por bajo que hayamos podido caer, el Decálogo sigue ahí; pues bien, así, por laicistas que sean los gobiernos o la sociedad, el ideal de la confesionalidad del estado y de la unidad religiosa de los pueblos sigue ahí, obligando como una medida o patrón, que permite juzgar los acontecimientos y dirigir la acción, en el mundo que nos ha tocado vivir.

Asistimos hoy a un round largo de un largo combate que empezó hace más de dos siglos, cuando, en la arena de la vieja cristiandad, los nuevos bárbaros de la revolución se propusieron aniquilar la religión y la Iglesia. Ese propósito lo expresó el ministro francés de la III República, Jules Ferry diciendo "mi designio es organizar la humanidad sin Dios", palabras que no dejan más lugar a equívoco que las de Marx cuando dijo que la supresión de la religión como felicidad ilusoria del pueblo es la exigencia para alcanzar su felicidad real. En ese combate de exterminio se han empleado todas la tácticas y todas las armas: unas veces los gobiernos han intentado someter a la Iglesia y utilizarla, como hiciera Napoleón, otras se ha usado de la legislación, como Bismarck o la III República Francesa, otras la persecución que a veces ha alcanzado una violencia inconcebible, como en el Terror de la Revolución Francesa, en el Méjico de los Cristeros o en la España del 36.

Sin embargo, hoy ese combate ha cambiado de faz. Ya los gobiernos no tratan de utilizar la religión, no legislan para quitarle sus bienes, ni encarcelan, expulsan o asesinan sacerdotes. A la guerra declarada de antaño ha seguido una guerra de desgaste que parece de guante blanco en comparación a la de épocas anteriores. Y precisamente por ello, porque la persecución se oculta bajo formas de corrección democrática, porque la destrucción se hace poco a poco y no de golpe, lo resultados son mucho más dañinos y están produciendo una descristianización más profunda que cualquier persecución abierta.

¿Cuál es la causa esta transformación de la secular contienda? A mi entender, se debe a un cambio profundo en la orientación de las jerarquías eclesiásticas de la que ha resultado una completa desaparición de toda intervención de los católicos, como tales, en la política. Primero de manera práctica, ya desde fines del XIX, vinieron algunos pontífices a propugnar la colaboración con los regímenes fundados en la soberanía popular, aunque nunca la admitieron doctrinalmente. Luego, con el Concilio vino a hacerse doctrina común la rigurosa separación de la Iglesia y el Estado, se renegó del ideal de la confesionalidad y se redujo la religión al terreno de lo privado y de lo personal. Durante la transición, en España, no sólo la conferencia episcopal promovió el régimen democrático y sustentó la Constitución sino que desautorizaron cualquier tipo de partido o agrupación católica.

En el fondo de esta actuación, decididamente apoyada por el Vaticano, latían el humanismo de Maritain con su convicción de que podía alcanzarse una síntesis del estado laico con el cristianismo. El medio consistía según él en vivificar la sociedad sin hacer política directamente, pues desde el poder no cabe cristianizar la sociedad sin violentar la dignidad de la persona. Pero eso de vivificar la sociedad dejando el poder a expensas de la voluntad popular es un método absolutamente ajeno a toda experiencia real. Nunca se ha dado, nadie sabe cómo hacerlo. Esa idea descabellada nació de unas disquisiciones filosóficas sobre el progreso necesario de la humanidad que introducían la evolución en el ideal cristiano de la sociedad. Según ella al ideal del estado confesional, propio del medievo, siguió el estado laico de la edad moderna y a ambos, según Maritain, debe seguir una síntesis de los dos: el estado laico-cristiano.

Nada hay más peligroso, aunque sólo sea en el plano de la prudencia humana, que saltar en el vacío fiándose de elucubraciones filosóficas. En todo caso, los efectos de semejante apuesta, y de la doctrina que ha pretendido darle visos de ortodoxia, no ha podido ser más desastroso. El resultado ha sido semejante al que obtendría un púgil que se quitara los guantes y decidiera vencer al adversario, por ejemplo, con el magnetismo de su mirada. En el combate entre el gobierno y la Iglesia lo mismo: la "vivificación interna de la sociedad" ha asegurado una fácil victoria al enemigo, ha hecho que los católicos, en la vida política, seamos un cero a la izquierda. Todo lo católico es el hazmerreír de las izquierdas que hacen negocio con la befa de lo más sagrado. Y no faltan autoridades eclesiásticas, a quienes, con el fin de parar los progresos del laicismo, sólo se les ocurre recordar abyectamente cuán grandes han sido sus servicios a la democracia y al advenimiento de la Constitución. Al paso que otros eclesiásticos se llaman a engaño, diciendo que ellos creían que la Constitución suponía la aceptación de un código moral natural, cosa que no aparece escrita por parte alguna. Lamentable.

Entretanto el Gobierno se lo toma con calma. Tiene todas las armas en su mano. Todo es cuestión de tiempo. El programa laicista consiste en eliminar a Dios del gobierno primero, luego de la sociedad y de la familia y finalmente de la conciencia. La postura oficial de la Iglesia le ha regalado lo primero, diciendo que la independencia del estado es sana laicidad y no laicismo. La eliminación de Dios en la sociedad se ha conseguido por la eliminación de la vida social: no hay más sociedad que el Estado y el individuo. El Estado es quien legisla sobre todo y los individuos sólo piensan en sus goces particulares. Ése es hoy un mal común a todas las democracias, como ya previera Tocqueville. Mas, en el caso de España, eso no basta, pues su unidad se funda en la unidad de la fe y, por ello, el designio de acabar con la fe entraña, por una especie de necesidad interna de las ideas que se manifiestan a las claras en los hechos, el designio de desintegrar nuestra patria. No nos engañemos: la ley de los matrimonios entre invertidos y lo del estatuto o las conversaciones con ETA no son hechos inconexos de un político insensato que quiere alardear de "talante" o de "cintura", sino que responden a un mismo espíritu anticristiano. Luego está la familia que poco a poco se desmorona con la ayuda de leyes sobre la sexualidad de todos conocidas. Hoy ya los pisos más buscados son los de una habitación. En fin, queda la conciencia, de donde Dios es poco a poco sacado por los medios de comunicación y por la escuela, también dominados por el Estado. Nuestras leyes sobre la educación son mucho peores de hecho que por ejemplo las francesas.

Para qué apresurarse y provocar reacciones enojosas. Al Ejecutivo le basta con hacer algunos gestos para contentar a los impacientes, quitar una estatuas, promover espectáculos blasfemos, hacer desplantes al Santo Padre. Pero no necesita perseguir en el sentido fuerte de la palabra, porque en breve, como quería Ferry, nada de Dios quedará en la sociedad.

He dicho que el ideal carlista, representado por el lema de Cristo Rey, sirve para juzgar lo que hay y ver lo que se ha de hacer. La verdad es que, al cotejar ese ideal con lo que hay, el panorama no puede ser más desolador Pero no lo es tanto. Todavía quedan muchos católicos que dicen aquello de "hay que hacer algo". A los que así se sienten conviene recordarles que la inmensidad de la tarea no debe empujar a la desidia, sino al mayor esfuerzo. Pío XI en la propia Quas primas se quejaba de la "apatía o la timidez de los buenos, que se retiran de la lucha o se resisten con excesiva debilidad". No caigamos en esa timidez y resistamos por cuantos medios están a nuestro alcance. No olvidemos que no hay peor gestión que la que no se hace, no olvidemos que las cosas cambian; que cada acto, bueno o malo, trasforma la totalidad de las relaciones entre las cosas y que, los actos bien encaminados, como asistir a conferencias y reuniones, dar dinero, convencer al vecino y más aún colaborar de forma constante con quienes comparten el ideal católico de la sociedad, cada uno de esos actos, por pequeño y poco elevado que se nos antoje, repercute en todo el universo, ordenándolo hacia ese ideal de Cristo Rey que conmemoramos aquí.

domingo, 5 de noviembre de 2006

Seminario de formación 25 de noviembre


El primer seminario de formación de este curso se celebrará (D.m.) en Madrid el sábado 25 de noviembre, a las 11:30, bajo el título

Tradicionalismo Hispanoamericano (1):
vida y obra del Padre Osvaldo Lira


El ponente será el profesor universitario y periodista chileno Cristián Garay Vera.

Información sobre los seminarios del Círculo Molle Lazo: teléfono 639571159

viernes, 3 de noviembre de 2006

Reunión de escritores. Círculo de estudios para jóvenes

Comienzan las actividades formativas del curso 2006/2007 organizadas por el Círculo Cultural Antonio Molle Lazo en la villa de Madrid.

El sábado 4 de noviembre (festividad de San Carlos Borromeo, patrono de la Dinastía legítima) , a las doce del mediodía, se celebrará la primera reunión de escritores. Se irán repitiendo (D.m.) los primeros sábados de cada mes.

El sábado 11 de noviembre se reanudarán los círculos de estudios dirigidos a los jóvenes, también a las doce del mediodía.

Con la adhesión de las Juventudes Tradicionalistas, están coordinados por José Miguel Gambra y José A. Gallego.

Más información sobre los círculos de estudios: teléfono 658798743


Colabore con el Círculo Cultural Antonio Molle Lazo:
Secretaría correo electrónico
Tesorería correo electrónico

Brillante celebración de la cena de Cristo Rey 2006


Madrid, 28 octubre 2006. [FARO] En la tarde del sábado, el eurodiputado de la Liga de Familias Polacas y eminente genetista Maciej Marian Giertych se reunió con miembros de la Secretaría Política de la Comunión Tradicionalista.
Posteriormente, el profesor Giertych y sus acompañantes se dirigieron al Hotel Tryp Atocha, donde se celebraba la anual cena de Cristo Rey.
El salón de la cena se encontraba completamente lleno; hubo que instalar nuevas mesas para atender a los comensales que iban llegando, lo que retrasó unos instantes el comienzo. A los postres llegaron más asistentes para oir los discursos.
Cuando entró Maciej Giertych, acompañado de miembros de la Secretaría Política, el público puesto en pie le aplaudió por espacio de casi cinco minutos, dando vivas a Polonia.
Bendijo la mesa el Padre Carlos Mestre, de la Hermandad de San Pío X. De la misma congregación estaba presente el Padre Juan María de Montagut, y del Instituto de Cristo Rey Sumo Sacerdote estaba el Padre Raúl Olazábal.
En nombre del Círculo Cultural Antonio Molle Lazo, el profesor Juan Cayón (vocal de su junta directiva) presentó el acto y dio cuenta de las adhesiones, entre ellas las de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón, la del requeté del Tercio Oriamendi José Álvarez Limia (a quien una pequeña lesión retuvo en Orense, impidiéndole asistir a la cena como era su deseo), y la de Santiago Miláns del Bosch. Se refirió también a la presencia en la mesa presidencial de Cruz Baleztena, de esa gran familia carlista navarra que permaneció fiel a Don Javier de Borbón, y de su esposa; y en otra mesa, el historiador carlista, propagandista católico y recuperador de la cena de Cristo Rey en la década de mil novecientos sesenta, Manuel de Santa Cruz, comendador de la Orden de la Legitimidad Proscrita.
La prevista videoconferencia con la Universidad Autónoma de Guadalajara se vio dificultada por una momentánea caída de la conexión a Internet del hotel, tras la cual no se pudo recuperar la imagen. No obstante sí se pudo escuchar las voces de Miguel Navarro Castellanos, del Padre Alfredo Sáenz y de Miguel Ayuso, quien para explicar el sentido hondamente político de la fiesta de Cristo Rey glosó la última carta de Don Sixto Enrique al Papa, con motivo de la visita a España de éste.
El profesor Cayón presentó a los intervinientes en Madrid, José Antonio Ullate, José Miguel Gambra y el propio invitado de honor, Maciej Giertych. De éste recordó su azarosa biografía, desde la lucha de su padre (vástago y continuador de una familia notable; a manera de ejemplo, otro de sus hijos, el Padre Wojciech Giertych O.P., hermano de Maciej, acaba de ser nombrado Teólogo de la Casa Pontificia; el hijo del profesor Maciej, Roman Giertych, es actualmente viceprimer ministro y ministro de educación del Gobierno polaco) contra nazis y soviéticos, el exilio, su ilustre y valiente trayectoria académica y política.
Maciej Giertych dirigió unas palabras a los presentes de ambos lados del océano, que fueron traducidas por Luis Infante. Habló de cómo fueron al este Polonia, en 1920, y al oeste España, en 1936, las naciones que impidieron al Comunismo apoderarse de occidente. Se refirió a la presencia de su padre, Jêdrzej Giertych, como corresponsal en España durante la Cruzada de Liberación, y al libro en que posteriormente reunió sus reportajes, Hiszpania bohaterska, "España heroica". Jêdrzej Giertych distinguía muy bien entre la Falange y los carlistas, los requetés, y sus simpatías estaban con éstos últimos. Simpatías con las que se identifica su hijo, quien además explicó cómo la obra del ex miembro escocés de las Brigadas Internacionales Hamish Fraser, con su relato del laberinto totalitario que era esa unidad del Ejército rojo en España por causa de su dependencia comunista, le había recordado la dictadura comunista que él conoció en Polonia. Animó a los presentes a esforzarse y trabajar unidos por la reconquista católica del continente. Su breve intervención, de gran emotividad, fue respondida por los presentes puestos en pie, con nuevos y entusiastas aplausos.
El periodista y escritor José Antonio Ullate (quien junto con su mujer Coro Marín, presente en la cena, fue felicitado por su próxima paternidad) recordó en su intervención nuestros deberes para con Cristo Rey, sociales, políticos y litúrgicos, pero también personales. Exhortó a vivir y trabajar con disciplina casi militar, y al examen de conciencia y preparación interior para la celebración de tan gozosa festividad.
José Antonio Ullate se desplazó a Pamplona al día siguiente, para la celebración en la capital navarra del domingo de Cristo Rey.
El profesor José Miguel Gambra, presidente del Círculo Antonio Molle Lazo, desarrolló en su intervención, con claridad docente y fina ironía, el significado propiamente político de la realeza de Nuestro Señor Jesucristo, tal como la explicó el Papa Pío XI en su encíclica Quas Primas; y lo opuso al sentido exclusivamente espiritual --no falso, pero sí excluyente de otros aspectos igualmente verdaderos y más incómodos-- que la actual jerarquía eclesiástica suele darle. Recordó que ese ideal del reinado social de Cristo es como la estrella polar que debe guiar toda nuestra actuación política, ideal al que debemos orientar todas nuestras aspiraciones.
Se terminó con el canto del Oriamendi y los vivas a Cristo Rey, al Rey legítimo, a España y a Polonia, en un ambiente de gran entusiasmo. Muchos de los presentes quisieron saludar al profesor Maciej Giertych y entregarle obsequios.
Entre el casi centenar de asistentes a la cena, además de los citados y de los carlistas de Madrid, los había de Galicia, Asturias, Navarra, Cataluña, Toledo, Sevilla, Murcia, Colombia, Francia, etc.